La revolución del campo poblano

Miércoles 19 de septiembre de 2018.- Antes de 2011 el campo poblano se encontraba en total abandono. La estrategia implementada en la administración de Rafael Moreno Valle en ese rubro le abrió la puerta a los productores a los mercados nacional e internacional.

Fue así como el sector primario presentó un crecimiento histórico, colocando a la entidad en los primeros lugares en el Indicador Trimestral de la Actividad Económica, publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), donde se aumentó la productividad con la entrega de motrotractores y –a diferencia de años anteriores– hubo un vínculo directo entre pequeños productores y compradores nacionales e internacionales, sin intermediarios.

Lo anterior se desglosa del sexto informe del ex mandatario, donde destacó que los 217 municipios fueron incorporados a un esquema de aseguramiento, bajo el cual Puebla se convirtió en el primer lugar por la superficie cultivable afianzada.

“Me comprometí a elevar el valor de la producción agropecuaria, mediante una estrategia integral que incluye mecanización de pequeñas superficies con mototractores, asistencia técnica, capacitación, entrega de semillas, fertilizantes, reconversión productiva a cultivos más rentables, seguros contra contingencias climáticas y convenios de agricultura por contrato”, dijo el ahora senador durante su última glosa.

EL PRIMER PASO

Para conseguir su objetivo, Moreno Valle se fijó como primera meta atender las necesidades básicas del medio rural; la principal de ellas: la seguridad alimentaria.

La seguridad alimentaria consiste en el acceso a los alimentos, su disponibilidad, uso y la estabilidad en el suministro, de manera que se redujera la pobreza de las familias en zonas rurales de alta marginación con el impulso de la autoproducción de comida.

Para conseguir eso, el ex mandatario puso en marcha el Proyecto Estratégico de Seguridad Alimentaria, un modelo basado en la metodología y apoyo técnico de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

Además de apoyar a la población de zonas rurales, el programa buscó que quienes se dedicaran a la agricultura familiar incrementaran la producción agropecuaria, así como innovar los sistemas de producción, el desarrollo de mercados locales, además de promover el uso de alimentos y generar empleos.

Por lo anterior, alrededor de 14 mil familias fueron beneficiadas por diversos proyectos productivos, capacitación agrícola y pecuaria, además de ser dotadas de infraestructura y equipo, todo ello con una inversión de 178 millones 66 mil pesos, en coparticipación con el gobierno federal.

LA TECNIFICACIÓN DEL CAMPO

 

Rafael Moreno Valle lanzó una apuesta desde el inicio de su gobierno: invertir en la mecanización del suelo, ya que ello aumentaría la productividad agrícola.

Resultado de imagen para imagenes de moreno valle apoya al campo

Por lo anterior, sólo en 2016 entregó dos mil 715 mototractores de última generación a ocho mil 145 pequeños productores de escasos recursos, quienes tenían menor extensión de terrenos de cultivo. Las cifras oficiales mostraron que con esta acción se logró la mecanizazación de 27 mil 150 hectáreas de agro poblano.

Con lo anterior, según el Inegi, Puebla pasó del lugar 22 al cuarto a nivel nacional en el Producto Interno Bruto Agropecuario (piba).

A estas acciones se sumó la inversión de más de 184 millones de pesos para la entrega de 12 mil 123 implementos de maquinaria y equipo para tecnificar 21 mil 640 hectáreas, en beneficio de seis mil 492 productores de 166 municipios.

Además, junto a la participación de ayuntamientos, apoyó a 20 mil 377 productores al entregarles cuatro mil 771 toneladas de fertilizante y semilla en al menos 99 demarcaciones.

MAYOR PRODUCCIÓN Y MÁS EXPORTACIÓN

Puebla se convirtió en el primer lugar nacional en producción de acelga, bambú, betabel, cilantro, elote, epazote, haba, hierbabuena, pera, rábano y zanahoria, así como el segundo en amaranto, chícharo, manzanilla, sábila y vainilla.

Además, Moreno Valle implementó, entre otras acciones, la
vinculación de pequeños productores con compradores nacionales e internacionales; por ejemplo, Fritehsa, que adquiere haba, o a los restauranteros de la Canirac con productores de los ingredientes del chile en nogada, como el chile poblano, nuez de castilla, durazno criollo, manzana panochera y granada.

Otro ejemplo es la empresa francesa Malongo, con la cual vincularon a productores de café, aromático que se convirtió en una marca comercializada en Europa.