La vi venir, pero no del todo

Jueves 13 de junio de 2019.

Carajo, ven un lago que no existe, pero no un cerro que sí existe. Florestán

Desde hace años tenía claro que el problema más grave de México sería el de la migración, que he seguido muy de cerca en sus dos vertientes: los paisanos en Estados Unidos y los que van en busca de ese sueño americano y se convierte en pesadilla, persecución, sombras y muerte, pero no lo vi venir completo, en el corto plazo, ya.

Desde que tengo memoria, los guatemaltecos han cruzado el Suchiate en secas, a pie y con caudal, en llantas, en una convivencia de ida y vuelta en la que lo más que se adentraban era hasta las fincas cafeteras de Chiapas, para pizcar, cobrar y regresar a su casa.

Luego vino la transformación, comenzaron a mirar a Estados Unidos. Si los mexicanos cruzaban por cientos de miles, ¿por qué ellos no?, y ampliaron su objetivo a la frontera norte, lo que aumentó con salvadoreños y hondureños.

Recordemos las escenas de La Bestia con cientos de migrantes en sus lomos para cruzar el país, lo que ya veíamos como algo normal.

En 2018, el fenómeno saltó de miles a cientos de miles, 400 mil migrantes de enero a diciembre y 320 mil en el primer cuatrimestre de este año, que en proyección superaría el millón 300 mil para enero.

Las caravanas dieron otro vuelco al problema, lo agravó, pero eran imparables, una tras otras, miles tras miles.

Así llegamos a mayo, cuando la Patrulla Fronteriza detuvo a 142 mil migrantes, la mayoría centroamericanos, pero también cubanos y africanos.

Este fue el documento que el vicepresidente Mike Pence le puso en la mesa a Marcelo Ebrard el miércoles en la Casa Blanca, advirtiéndole que eso no lo iban a tolerar, que lo tenía que resolver el gobierno de México o se implantarían los aranceles previstos para este lunes, lo que logró posponer.

Un punto central es cómo se va a medir si México cumplió su parte, porque es a ojo de las necesidades electorales de Donald Trump, y qué va a pasar de no satisfacerlo. Porque así, como al payaso de las cachetadas, nos va a traer hasta las elecciones del 3 de noviembre del año que viene, no importan las estadísticas.

Y a ver quién pestañea primero.

RETALES

1. SERIO. Porfirio Muñoz Ledo ha fijado posición contra la posibilidad de que México sea un tercer país seguro y el despliegue de la Guardia Nacional para contener a los migrantes, cuando es para combatir la inseguridad. Ayer, en la Permanente, le dio un baile a la diputada Dolores Padierna;

2. INUNDAR. Es una locura la propuesta de la Conagua para inundar la obra del NAIM en Texcoco y crear un lago ecológico. Su finalidad es impedir que en el futuro se pueda reanudar la obra. Por fortuna un juez suspendió esa barbaridad y otro que empezaran a construir el aeropuerto de Santa Lucía; y

3. PREGUNTA. ¿Por qué Morena quiere reducir el INE eliminando los 31 OPLES? Un jerarca dijo que era para tener democracia plena. ¿Y qué no la hay con la 4-T?

Nos vemos mañana, pero en privado